21.Nov.2010
México - Agroquímicos -

Makhteshim-Agan de Israel compró la empresa mexicana de agroquímicos Ingeniería Industrial

 

     La agroquímica israelí, Makhteshim-Agan Industries, compró el 100% del paquete accionario de Ingeniería Industrial SA de CV (Bravo AG), empresa mexicana, dedicada a la fabricación de productos químicos derivados del cobre, para la industria y principalmente para la agricultura. Adicionalmente, formula y vende en el mercado nacional e internacional, diversos plaguicidas como fungicidas, insecticidas y herbicidas, teniendo presencia en treinta y seis países de los cinco continentes y generando ventas anuales de aproximadamente US$ 30 millones. Los términos financieros de la adquisición no fueron dados a conocer.

 

     Con esta operación, Makhteshim-Agan, quien simultáneamente adquirió también el 51% de la empresa coreana JK Inc., reforzará su presencia en Latinoamérica y especialmente en México, uno de los principales mercados para productos agroquímicos estimado en el orden de US$ 700 millones de ventas anuales.

     Makhteshim-Agan, surgida en la década de los 90’ como consecuencia de la fusión entre Makhteshim Chemical Works Ltd. y Agan Chemical Manufacturers Ltd., fundadas en 1952 y 1945 respectivamente, se especializa en productos agroquímicos tales como fungicidas, pesticidas y herbicidas. Sus productos están basados en formulaciones genéricas, luego que las patentes originales de los mismos hayan expirado.

     La compañía israelí, que cotiza sus acciones en la Bolsa de Tel Aviv, se ubica en el séptimo lugar mundial, en término de ventas, entre las compañías del sector considerando tanto a las que ventas productos en base a patentes como a las de genéricos, siendo la número en este último segmento.

     Makhteshim-Agan vende sus productos a más de 100 países a través de 50 subsidiarias localizadas en los principales mercados mundiales. Posee plantas industriales en Israel, Brasil, España, Colombia y Grecia. Durante el año 2009, la compañía generó ventas por US$ 2.214,6 millones de los cuales, aproximadamente un cuarto (US$ 540,9 millones) se originaron en Sudamérica.

 

 

 

     De acuerdo a estudios privados (Phillips McDougall) el 70% del mercado de protección de cosechas está controlado por seis compañías multinacionales quienes desarrollan y elaboran los productos originales contando con la protección legal de sus respectivas patentes.

     Durante el período comprendido entre los años 1995 y 2002 se produjo un fuerte proceso de consolidación en el sector, reduciendo el número de compañías líderes de doce a seis. A través de operaciones de fusiones & adquisiciones, las compañías buscaron alcanzar la dimensión necesaria para asegurar la escala óptima de producción e incrementar sus inversiones en investigación y desarrollo.

     Con el objetivo de competir contra las grandes compañías multinacionales, el resto de las empresas del sector, como Makhteshim-Agan o Nufarm, comenzaron a desarrollar su propio proceso de consolidación; en este caso, a través de la adquisición de fabricantes o distribuidores locales. Asimismo y dado la escala a la que acceden las compañías multinacionales en el proceso de consolidación antes mencionado, las autoridades anti monopólicas de varios países han obligado a la venta de ciertos productos, o líneas enteras de productos, permitiendo a compañías más chicas, acceder a este tipo de oportunidades.

     En las dos últimas décadas, la agricultura mundial experimentó un importante crecimiento, tanto por los volúmenes cosechados como la ampliación de la superficie sembrada. De acuerdo a las empresas del sector, son dos las razones principales que motorizaron dicha circunstancia. Por un lado, el crecimiento de la población mundial y el crecimiento del nivel de vida, particularmente en economías emergentes como China e India, aumentando la demanda de alimentos en general y cárnicos en particular. El segundo factor es el fuerte crecimiento en la demanda de productos sustitutos del aceite derivado del maíz.

      La compañía israelí estuvo en negociaciones muy avanzadas para adquirir, en septiembre del 2010, la compañía estadounidense Albaugh Inc. propietaria, entre otras, de la empresa argentina Atanor SA. Ambas organizaciones habían llegando a un acuerdo, plasmado con la firma de una carta de intención, en junio del corriente año.

     La información detallada de la situación de Albaugh obtenida durante el proceso de auditoría de compra, la que resultó ser “una desviación sustancial de los datos sobre los que la Compañía se basó para firmar la Carta de Intención”, motivaron la decisión de Makhteshim Agan de dar por finalizadas las negociaciones y suspender el proceso de adquisición.

     La empresa Koor Industries, perteneciente a IDB Group, es el principal accionistas de Makhteshim Agan con una participación del 48,38% (diciembre 2009) del capital social.

 

 

 

 

Si Ud está interesado en profundizar su conocimiento respecto de las empresas o sectores de actividad destacados en esta nota, por favor, le solicitamos contactarse a informesespeciales@diariodefusiones.

 

 





Comentarios

Envia tu opinión
          
Búsqueda
Newsletter

Reciba todas las novedades en su Correo Electrónico.

Politicas de Privacidad